Alimentar nuestras emociones

KrisolZen te invita a disfrutar de todos los aspectos de la vida, incluida la ALIMENTACIÓN.

Comenzamos este artículo hablando sobre nuestras emociones:

ALIMENTAR NUESTRAS EMOCIONES 

A menudo el sobrepeso es la acumulación de emociones negativas en nuestra alma. Por eso es importante mirar hacia nuestro interior antes de enfrentarnos a una dieta.

¿Por qué comemos chocolate cuando nos sentimos tristes? ¿ Qué nos impulsa abrir la nevera con frecuencia sin tener hambre?

Los alimentos tienen la capacidad de nutrirnos pero, también,  de modificar nuestro estado de ánimo. Del mismo modo,  un estado de ánimo nos puede demandar ciertos alimentos.

Esta necesidad de comer incluso sin tener hambre, no suele tener su origen en el estomago; realmente es la mente  la que busca su objetivo en la nevera.

La mente, a través de unos hilos invisibles que tienen su origen en las emociones, puede hacer que comamos sin tener hambre. Hay un lugar de nuestro cerebro donde la necesidad de comer es sólo la punta de un iceberg que esconde conflictos internos o una gran saturación de momentos difíciles. Este lugar donde la vida se ha transformado en ansiedad es donde radica la solución para tratar la mayoría de los trastornos de la alimentación.

La ansiedad es uno de los principales factores que nos influyen  en la necesidad de comer después de haber comido.

Recuerdo una época en la que me encontraba trabajando en un proyecto en el que el exceso de responsabilidad me provocaba un gran estrés, al que mis neuronas respondían aumentando la absorción de azúcares de los alimentos que comía. Fue una época donde la báscula  registraba cambios de peso sin motivo  aparente. Este aumento de peso no tiene otra explicación que mi estado de ánimo, por lo que la única solución era dirigir mi mirada al mundo de las emociones. Mi gran consuelo lo encontraba en el chocolate,  pero el problema se agravaba  cuando aparecían los sentimientos de culpabilidad que me generaban una mayor tensión. Por tanto, la solución a estos comportamientos ansiosos respecto de la comida debemos enfocarla lejos del camino de la represión y de la culpabilidad, que no conduce nunca a buen puerto. El único camino posible para obtener un éxito a largo plazo es buscar una manera de disminuir nuestra ansiedad para que nuestro cerebro reclame menos azúcar.

Existen ocasiones en que lejos de estar ansiosos y estresados, nos sentimos sin ganas de hacer nada, apáticos. En esas ocasiones, nuestra mente necesita un buen empujón de dopamina, el neurotransmisor responsable de nuestra activación y motivación a seguir, de luchar, en definitiva, de estar. Y uno de los alimentos que permite sintetizar esta sustancia con facilidad es el queso.

Esto son algunos ejemplos de la relación existente entre las emociones y la alimentación.

Las emociones y los sentimientos juegan un papel esencial en toda nuestra vida, y nuestro peso no es algo que se quede al margen de nuestra existencia. Hay que acercarse al mundo de la alimentación  desde nuestro interior, desde la mente. De esta manera el resultado de la bascula será óptimo.

Los kilogramos, en muchas ocasiones, son el “afuera” de alguna parte de nosotros que guarda su llave en la mente.

Una herramienta con grandes resultados en el control del peso es el COACHING NUTRICIONAL.

El Coaching Nutricional va más allá de realizar una dieta, tener buenos hábitos y hacer ejercicio. Es un entrenamiento único, completo y personalizado que te ayuda a tomar consciencia de tu cuerpo y bienestar, te prepara para realizar las acciones necesarias para tener una salud óptima, energía y vitalidad y un cuerpo en forma.

KrisolZen a través de su programa nutrional te permite  entrar en contacto con tus emociones, tus creencias limitantes para la perdida de peso. Los profesionales de KrisolZen te  pueden ayudar a adelgazar y controlar tu peso.

Rita González

Psicóloga especializada en Hipnoterapia y Life Coaching

 

2716 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.