¿De qué te arrepientes?

sendero-1024x768

Todos tenemos la capacidad de cambiar y crecer de manera extraordinaria, incluso durante los últimos años y meses de nuestra vida. Cuando se acerca nuestra propia muerte experimentamos distintas emociones como negación, enojo, miedo, remordimiento, aceptación, pero finalmente todos encontramos paz antes de partir.

Sin embargo, si a las personas que están a punto de morir se les pregunta si tienen algún arrepentimiento o hubieran deseado hacer algo distinto en su vida, la mayoría responde casi con las mismas aflicciones.

Hubiera querido… Hubiera elegido…

Bronnie Ware ha trabajado muchos años en cuidados con enfermos incurables, con quienes ha compartido momentos increíblemente especiales y ha sido transformada por los pesares de ellos, por lo que en su blog inspirationandchai.com ella nos cuenta los cinco lamentos más comunes en las personas a punto de morir:

Todos tenemos la capacidad de cambiar y crecer de manera extraordinaria, incluso durante los últimos años y meses de nuestra vida. Cuando se acerca nuestra propia muerte experimentamos distintas emociones como negación, enojo, miedo, remordimiento, aceptación, pero finalmente todos encontramos paz antes de partir.

Sin embargo, si a las personas que están a punto de morir se les pregunta si tienen algún arrepentimiento o hubieran deseado hacer algo distinto en su vida, la mayoría responde casi con las mismas aflicciones.

arrepentir-antes-morir-int

Hubiera querido tener el valor de vivir mi propia vida y no la que los demás esperaban de mí.

Cuando las personas se dan cuenta de que su vida está por terminar, miran hacia atrás y ven que muchos de sus sueños nunca se cumplieron, ni siquiera la mitad de éstos, y mueren sabiendo que se debió a las elecciones que hicieron o a las decisiones que no tomaron.

Estás a tiempo, trata de cumplir por lo menos algunos de tus sueños. Escríbelos todos, sé consciente de ellos, recuérdalos cada día. Desde el momento en que nuestra salud comienza a decaer, ya es demasiado tarde, porque la salud nos da una libertad que muy pocos se dan cuenta hasta que ya no la tienen.

Hubiera deseado no haber trabajado tanto. 

Este pesar lo menciona cada hombre al final de su vida y cada mujer que fue el sostén de su familia. Se arrepienten profundamente de haber pasado gran parte de su tiempo en el trabajo porque se perdieron la niñez de sus hijos, la juventud de su pareja, la compañía de sus seres más importantes.

Si simplificas tu estilo de vida y te vuelves más sencillo, te será posible no necesitar los ingresos que crees que requieres para ser feliz. Haz más espacios en tu vida y estarás abierto a nuevas oportunidades que se adapten a tus verdaderas necesidades como ser humano.

Quisiera haber tenido el valor de expresar mis sentimientos

Muchas personas reprimen sus emociones para poder estar en paz con los demás. Desafortunadamente así nunca se convierten en quienes realmente hubieran sido capaces de llegar a ser, terminan conformándose con una existencia triste y vacía, viven cargando amargura y resentimientos y en muchos casos terminan ocasionándose enfermedades.

Tú no puedes controlar las reacciones de los demás, pero sí puedes cambiar y hablarles con sinceridad. Tal vez al principio las personas se sorprendan, pero con esto crearás relaciones sanas en tu vida. No sigas manteniendo vínculos viciados que no hacen más que intoxicarte.

580587_406106822747884_172244360_n

Desearía haber mantenido contacto con mis seres queridos.

 Con los años nos vamos quedando atrapados en nuestras propias vidas y dejamos desvanecer relaciones muy valiosas porque no nos damos cuenta de los beneficios de contar con nuestros seres queridos. Lo cierto es que cuando se acercan nuestros últimos años de vida, todos terminamos extrañando a los demás y sufriendo un profundo arrepentimiento por no regalarle a esas personas el tiempo, cariño y esfuerzo que se merecían. Desafortunadamente a esas alturas ya no siempre nos es posible localizarlos y generalmente ya estamos demasiado enfermos y cansados para hacerlo.

Es común que cualquiera llevemos un estilo de vida ocupado, sin embargo siempre debemos estar conscientes de no dejar ir a las personas amadas. Al final las cosas materiales de la vida desaparecen, sólo permanece el amor y la cercanía de los otros. Intenta hoy mismo poner en orden tus diferencias con quienes amas, hazlo por el profundo deseo de perdonar, liberarte y estar cerca de ellos.


doc-0123-esg

Hubiera querido permitirme ser más feliz.

 Hasta el final de su vida muchas personas se dieron cuenta de que la felicidad es una elección y que no la eligieron. Se quedaron atrapados en viejos patrones y hábitos a los que siempre llamaron “confort” o “familiaridad”. Con el miedo al cambio cubrieron sus emociones y la actividad en su vida. Ante los demás y ante sí mismos fingieron que eran otros y que estaban contentos.

Lo que los demás piensen de ti estará muy lejos de tu mente en tus últimos años de vida. Ahora que eres joven y tienes salud, piensa en lo maravilloso que es ser capaz de dejar ir las cosas, de sonreír otra vez. No esperes a estar muriendo para cambiar. La felicidad es una elección, elige consciente, sabia y honestamente cómo quieres que sea tu vida.

http://blogs.mujer.esmas.com/2011/12/19/de-que-nos-arrepentimos-en-la-vida/#more-205

 
1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.