Un coach para autoayudarse

Los “coachs” o asesores personales de la conducta y el crecimiento personal están de moda. Pero, ¿a qué se dedican o cómo escogerlos?
coaching

Leída como lo expresa el título del presente artículo, la frase no deja de parecer una paradoja: ¿Para qué se necesita un “adiestrador”, o guía, si uno ya está dispuesto a mejorar? Se llama autoayuda (ayudarse a uno mismo) al método por el que alguien se decide a superar un mal estado anímico, psicológico o, simplemente, a mejorar como ser humano, por el propio bienestar ¿Cuál sería la función de un coach si, como la palabra indica, es uno mismo quien se anima a ello?

Descubriendo las señales

coaching (1)

Los coach y las técnicas de coaching del comportamiento, son los expertos y las experiencias que obtienen de diferentes modos de conseguir mejores resultados en las relaciones humanas y personales de sus clientes. Son, como si dijéramos la puerta por la que empezar a caminar por ese avance y ese cambio de mentalidad.

Eckhart Tolle lo llama “ser el indicador que señala el camino”, y es una descripción bastante acertada y muy elocuente.

 

Una persona puede estar decidida a poner en práctica los métodos de la “autoayuda”, pero necesitará saber por dónde comenzar, qué le conviene trabajar en su caso, a qué prestar más atención o qué potenciar o desechar, según su personalidad o circunstancias. De todo eso se encarga el coach personal, que debe ser un experto de la conducta, ya sea médico, psicólogo o terapeuta especializado.

Para qué sirve la autoayuda y quién la precisa

mejora de resultados con coaching

Autoayudarse significa decidirse a descubrir el potencial que realmente se tiene, para el que uno está capacitado aunque no haya reparado en ello hasta ese momento, o recobrar la seguridad en uno mismo y la propia autoestima.

Hay personas que necesitan la autoayuda para sobreponerse a un trauma o alteración psicológica, que les ha supuesto el menoscabo de su propia autoimagen o inseguridad a la hora de valorarse a ellas mismas. La autoayuda puede ser una de las maneras de volver a tomar las riendas de la propia vida y ponerse a desechar aquello que ha estado lastimándonos.

En conclusión, todos podríamos sacar provecho de conocernos mejor y saber cómo afrontar emocionalmente ciertas situaciones, para que su impacto nos afecte lo menos posible.

Pero, como decíamos, es necesario, como en toda técnica o terapia, saber por dónde empezar de forma adecuada, según las necesidades, problemas o disposición de cada cual. De entre la variada e inmensa cantidad de literatura y metodología que existe sobre autoayuda, escoger la más apropiada en cada caso particular, o aquella mejor escrita y contrastada, se hace complejo.

Es por eso que existen personas que se dedican de forma profesional a indicar a sus clientes qué lecturas, investigadores o autores, técnicas o terapias pueden ayudarles a descubrirse y conocerse para poder avanzar hacia su propio crecimiento personal.

Un buen coach

Mujer-en-una-entrevista-de-trabajo

Ser un buen coach no es nada sencillo. En primer lugar, debe ser una persona adiestrada en psicología y en conocimientos de la mente humana y sus posibles complicaciones o reacciones.

Pero no basta con los conocimientos, sino que hay que ser experto en las emociones, comprenderlas sin juzgarlas, y permanecer imparcial pero atento a lo que pueda surgir en el proceso de aprendizaje del cliente. Una persona que se limite a ciertas terapias o que, por el contrario, acepte incluso las más esotéricas y poco comprobadas, no es un buen coach. Como un médico, el buen coach debe confiarse a lo más empíricamente comprobado o, al menos, a teorías y técnicas que no puedan complicar o dañar el avance de la persona a la que intenta ayudar.

Un coach es un “entrenador” personal, en este caso del comportamiento y la interrelación entre personas. Es por ello que, aún siendo solo como una señal que indica el camino, es alguien que puede influir en la vida de quienes confían en él. Por ello, será importante, a la hora de elegir a alguien que nos asesore como coach, no fijarse tan solo en su currículo profesional, sino en su modo de expresarse, sus recomendaciones e incluso en el grado de confianza que nos trasmite. El cliente debe sentirse no tan solo cómodo con la conversación con su coach, sino percibir que es alguien equilibrado, ecuánime y bien informado.coaching_puzzle

Un buen coach es aquella persona que, desde una formación profesional autorizada, nos trasmite ánimo, conocimientos sobre cómo influyen las emociones en nuestra mente y nuestras reacciones, sabe hacernos ver por nosotros mismos los propios defectos y las propias virtudes, y nos apoya y alienta a conseguir superar aquello en lo que nos trabamos o nos perdemos, en cuanto a nuestro avance personal.

http://suite101.net/article/un-coach-para-autoayudarse-a84334#axzz2KrgHadQT

2383 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.